ESCRIBENOS

Somos un colectivo de radio  y nos encontramos en la ciudad de Los Ángeles, California,  Estados Unidos de Norteamerica.  Formamos parte de la Red de radios comunitarias Pacifica.

Si quieres contactarte  con nosotros puedes escribirnos al correo pueblossinfronteras@gmail.com

Anuncios

5 pensamientos en “ESCRIBENOS

  1. Hola, queremos compartir con uds. esta investigación y nos ayuden a circularla.
    Saludos

    ——————————————————————

    ¿Epidemia por influenza?

    En relación al virus de la influenza que ha aparecido en nuestro país es necesario hacer algunos comentarios para contextualizar la información sobre este brote infeccioso:

    I. ¿Cuál es el agente que ha causado el brote de influenza en México?

    1- El virus de la influenza que se ha detectado en México corresponde a una cepa del grupo A H1N1

    2- La cepa es A/California/04/2009 según reportes de la Organización Mundial de la Salud, (ver el informe aquí:
    http://www.who.int/csr/disease/swineflu/swineflu_genesequences_20090425.pdf)
    3- En el informe de la OMS citado anteriormente se habla de que esta nueva variedad de influenza ha sido secuenciada genéticamente y dicha secuencia está en el GISAID (www.gisaid.org)

    4- Se estudiaron 18 muestras de mexicanos infectados por el virus, 12 de esas muestras pertenecen a la misma cepa A/California/04/2009 del virus A H1N1.

    II. La influenza tipo A. Un poco de historia

    La influenza española de 1918

    Entre 1918 y 1919 surgió una terrible pandemia conocida como la influenza española, ésta enfermedad se dispersó por el mundo rápidamente y en unos cuantos meses el número de muertos ascendió a cerca de 50 millones. (Se suele comparar el grado de virulencia de este virus con el VIH: mientras el VIH ha causado la muerte de aprox. 25 millones de personas desde su aparición a finales de los 70s el virus de la influenza española terminó con la vida de cerca de 50 millones de seres humanos en tan solo unos meses).

    En realidad el virus de la influenza española surgió en EUA en la zona militar Camp Funston, Kansas, el 4 de marzo de 1918. Éste agente infeccioso se propagó rápidamente debido al movimiento de tropas norteamericanas hacia Europa durante la I Guerra Mundial.

    En los años 30s finalmente se aisló al virus responsable de la pandemia a partir de muestras provenientes del cerdo: el tipo de virus de la influenza A es reconocido como el A H1N1.

    El brote de 1976 en EUA

    En 1976 volvió aparecer un brote de influenza, de nuevo en un campo militar norteamericano: Fort Dix, New Jersey. Enfermaron 4 soldados y 1 de ellos murió. El Fuerte Dix sirvió de entrenamiento para soldados que participaron en las I y II Guerras Mundiales y en Vietnam. Ninguna de las personas contagiadas tuvo contacto con cerdos.

    En 1976 el presidente Ford de los EUA creó el programa de Inmunización contra la Influenza a partir de las investigaciones de los responsables del gabinete de salud. Se temía que el brote de Fort Dix se convirtiera en una pandemia. El plan era vacunar a todo ciudadano(a) norteamericano(a), comenzaron a aplicarse las vacunas pero algunas personas desarrollaron Síndrome de Guillan Barré. El programa tuvo que detenerse. La pandemia que tanto se temió nunca se desarrolló como tal.

    Otra epidemias de influenza, de carácter leve, fueron Asia en 1957, Rusia en 1977, y Hong Kong en 1978.

    La biología molecular y cómo revivir al virus mortal de 1918

    En el año 2005 Taubenberger, un investigador patólogo de la Fuerza Armada de los EUA, reconstruyó al mortífero virus de la pandemia de 1918 (una variedad de A H1N1) a partir de muestras de tejidos de cadáveres de víctimas de esa pandemia. Según él, la reconstrucción del virus se hizo con la finalidad de que a partir de su secuenciación genética se pudieran detectar las partes vulnerables del virus para que en el futuro se desarrollen vacunas más efectivas que pudieran salvarnos de una epidemia de gripe como el tan temido caso de la gripe aviar. Sus resultados los publicó en la revista Nature (Año 2005, No.437, y Año 2006, No. 440).

    Durante la investigación se encontró que el virus A H1N1 de 1918 (con el cual están emparentadas las diversas cepas de A H1N1 que circulan en la actualidad) es en realidad un virus de origen aviar y no porcino como se pensó en 1930 cuando fue aislado e identificado.

    Además, este tipo de virus está emparentado con el H5N1 o virus de la gripe aviar. A partir de lo cual se dedujo que en caso de que el virus de la gripe de las aves (H5N1) presente mutaciones que lo lleven a desarrollar la virulencia del virus de 1918 (A H1N1) podría desarrollarse una pandemia terrible en el mundo (http://content.nejm.org/cgi/reprint/353/21/2209.pdf). En ese mismo artículo se habla de que el virus de las aves posee tan sólo uno de cinco aminoácidos necesarios para adquirir la habilidad de infectar a través del contacto persona-persona directamente, sin aves como intermediarios. Es decir, la probabilidad de una mutación del virus, natural o intencionada (pensando en el uso de la biotecnología con fines perversos), está a la vuelta de la esquina.

    III. La posibilidad de desarrollar bio-armas a partir del conocimiento que se tiene acerca del virus

    Se ha cuestionado el propósito que llevó al desarrollo de esta investigación ¿por qué “revivir” a un virus tan letal? ¿por qué la investigación fue desarrollada por las fuerzas armadas de los EUA? ¿Cuál sería el riesgo ante la publicación que se hizo de la secuencia genética del virus?

    Ante el desarrollo actual de la biotecnología y la ingeniería genética es posible transformar un virus de gripe inofensiva (1) en un virus altamente virulento y mortal (2) solamente con saber la secuencia genética del virus letal. Una vez identificadas las secuencias genéticas que necesita el virus 1 para volverse como el virus 2 es posible realizar la hibridación in vitro a fin de obtener una cepa nueva, genéticamente modificada.

    Así, tenemos el riesgo latente de que la información de la secuencia genética de este virus pudiera usarse en la fabricación de armas biológicas. Esto es algo que generalmente no se quiere decir al momento de hablar del caso del virus de 1918, sin embargo, el hecho de que la investigación fuera llevada a cabo por militares levanta aún más la sospecha.

    IV. ¿Es mexicana la cepa del virus de influenza que se ha detectado en México?

    En los medios de comunicación extranjeros se ha estado diciendo que el virus de la epidemia de México es originario de nuestro país. Se alerta de la posibilidad de que ingrese el virus a otras naciones por medio de personas infectadas provenientes de México. Sin embargo, lo que no se dice es que en realidad la cepa aislada proviene de Estados Unidos (A/California/04/2009) y que los brotes de Estados Unidos fueron detectados antes que en México, curiosamente en estados con una alta población de migrantes de origen mexicano: se detectaron 2 casos en Texas, y 5 en California en los primeros reportes del 24 de abril (https://www.who.int/csr/don/2009_04_24/es/index.html).

    Si buscamos en las bases genéticas como la de Genbank (http://www.ncbi.nlm.nih.gov/Genbank/) y escribimos para la búsqueda “A H1N1” encontramos 12044 resultados como virus de la influenza A, éste número es el número de secuencias genéticas de diferentes cepas del virus, pero curiosamente NO HAY NINGUNA CEPA MEXICANA y sí varias provenientes de Estados Unidos, a menos a partir de la información consultada en Genbank.

    Pero sorprendentemente sí se pueden encontar cepas mexicanas del virus de la gripe aviar (tan temido en todo el mundo), el H5N1 (realizando la búsqueda con “H5N1 Mexico”). ¡Y HASTA HACE POCO SE ASEGURABA QUE MÉXICO ERA UN PAÍS LIBRE DE ESTE AGENTE INFECCIOSO!. ¿y entonces las cepas mexicanas de H5N1 que se han secuenciado de dónde provienen?

    V. Incertidumbre en los estudio epidemiológicos

    Hace falta ver quien hará los estudios de filogenia para saber con qué cepas está más emparentada esta variedad de virus que está en México y por lo tanto ratrear su posible origen. Existen en México investigadores en el campo de la Biología Molecular y la Biología Evolutiva muy capaces como para hacer un estudio filogenético del virus para poder dar más elementos que ayuden al rastreo de epidemiológico del virus. Además, el sistema de vigilancia epidemiológica de la Secretaría de Salud debería informar acerca de qué procedimiento está siguiendo para rastrear el origen de la cepa de influenza A, no hemos escuchado nada acerca de quiénes han sido las personas afectadas por este agente, en dónde trabajan, si han viajado a EUA en los últimos meses, o habrán tenido contacto con porcinos, o si hay algún factor que sea común a todos los casos como el haber asistido a un lugar en particular, etc. Estos elementos básicos que todo epidemiólogo debe seguir o se oculta o no se está haciendo, y se espera la ayuda de los “expertos” norteamericanos ¿habrá algo detrás de todo esto? ¿Cómo se explica la alta velocidad con la que se han dado los brotes, sobretodo considerando que la cepa originaria es norteamericana y los casos mortales se dieron sólo en México? ¿Existe plena seguridad para afirmar que las muertes fueron causadas por el virus A H1N1, fuera de las explícitamente confirmadas a partir de la identificación genética de la cepa? ¿Esta nueva cepa o variedad del virus (la A/California/04/2009) es producto de un proceso evolutivo natural; de cambios comunes que se dan en la naturaleza, o cabe la posibilidad de haber sido originadas, diseñadas, desde un laboratorio?

    VI. Algo sobre bioseguridad

    Ahora que existe la tecnología para desarrollar organismos genéticamente modificados la hipótesis de que algunas variedades de virus, hongos, bacterias u otros gérmenes pudieran ser diseñados en laboratorios con fines perversos no puede descartarse; de otra forma no habría razón para la existencia de consejos de bioseguridad como el de EUA o revistas especializadas en la materia como Biosecurity and Bioterrorism Journal (http://www.upmc-biosecurity.org/website/focus/agents_diseases/index.html).

    Según el falsacionismo de Popper, (un modelo para la construcción de conocimiento en ciencias) una teoría se vuelve más fuerte cuando las hipótesis que la sostienen resisten a pruebas que las falsean; es decir, la hipótesis de virus modificados genéticamente para ser dispersados entre la población con fines de control de la misma no puede descartarse hasta que se pruebe lo contrario. Para comprender un fenómeno como éste deben considerarse todas las posibilidades y no descartarlas de inmediato. Más adelante comentaremos acerca de la relación entre ántrax e influenza.

    VII. Influenza y enfermedad similar a la influenza (ILI). Origen de una confusión

    El nivel de alarma y paranoia creado por el estado, la OMS y los medios de comunicación encubren algunos hechos que deberían salir a la luz pública a fin de informar mejor a la población. Por ejemplo, en el caso de la tuberculosis en nuestro país la SSA tiene registrados 11 229 muertos entre 2000 y 2005 según sus propias estadísticas, y es una de las causas más frecuentes de mortalidad en México (http://sinais.salud.gob.mx/descargas/xls/m_009.xls), y en esta materia no ha habido tanta alarma como la provocada por la influenza.

    Por otro lado, en estos días de histeria escuchamos hablar de muertes por influenza, sin embargo, lo que no se dice es que muchas de ellas no han sido confirmadas como provocadas por el virus A H1N1, en su lugar, se tratan estos casos como ILI (Influenza Like Illness o Enfermedad Similar a la Influenza), que de entrada deja ver que NO ESTÁN COMPLETAMENTE SEGUROS DE QUE LA CAUSA DE TODAS LAS MUERTES SEA EL VIRUS DE INFLUENZA. En EUA el Centro de Control de Enfermedades (CDC) sugiere tratar los casos como ILI.

    El CDC (Center for Disease Control) define la ILI (Influenza Like Illness) como: “ILI is defined as fever (temperature of 100°F [37.8°C] or greater) and a cough and/or a sore throat in the absence of a KNOWN cause other than influenza.” (La ILI comprende síntomas como la fiebre alrededor de 37.8°C ó más además de tos y/o dolor de garganta cuando no existe otra causa conocida más que la influenza), es por lo tanto un indicador indirecto de influenza ante la imposibilidad de probar la existencia del virus A H1N1 en los tejidos de los pacientes, lo cual sólo puede realizarse mediante pruebas de reacciones antígeno-anticuerpo, serología o ADN (PCR).

    La ILI es un conjunto de síntomas que hacen suponer o sospechar que podrían ser causados por el virus de influenza; sin embargo no es lo mismo hablar de ILI que de influenza. La ILI no confirma la presencia del virus.

    Los médicos al ver una sintomatología parecida a la influenza la reportarán como ILI, los medios de comunicación seguramente lo interpretan como casos probados de influenza y entonces tenemos estadísticas que van en constante aumento y causarán paranoia entre la población ¿Cuál es el objetivo de todo esto? ¿Qué se pretende cuando están interviniendo el CDC de EUA y la OMS directamente bajo el pretexto de un brote mundial de la enfermedad?

    Existen más de 100 causas de síntomas similares a la gripe (flu-like symptons) ó ILI, se pueden consultar aquí:
    http://www.wrongdiagnosis.com/symptoms/flu_like_symptoms/causes.htm

    Según el CDC “el término ILI (Enfermedad similar a la Influenza) no tiene las mismas características de la epidemia y en la práctica es aplicado a enfermedades menos severas. Dentro de las causas menos comunes de ILI se incluyen bacterias como Legionella spp., Chlamydia pneumoniae, Mycoplasma pneumoniae, y Streptococcus pneumoniae. El virus de la influenza, RSV, y algunas infecciones causadas por bacterias son particularmente las principales causas de ILI dado que estas infecciones pueden conducir hacia serias complicaciones que requieren de hospitalización” (http://www.cdc.gov/mmwr/preview/mmwrhtml/mm5044a5.htm).

    VIII. Influenza, ántrax y bioterrorismo

    Otro hecho llama la atención en el mismo texto al que nos hemos referido, el hecho de que en el 2001 el CDC (Centro para el Control de las Enfermedades de los EUA) recomendaban “que el personal clínico que diagnosticara ILI debería tomar en cuenta una combinación de diferentes pruebas epidemiológicas, clínicas, y, si así fuera indicado, resultados de laboratorio y radiográficos con la finalidad de evaluar la probabilidad de que la INHALACIÓN DE ÁNTRAX fuera la base de los síntomas de la ILI (Influenza Like Illness, Enfermedad similar a la Influenza)” haciendo alusión claramente a los casos reportados como bioterrorismo en ese año en los EUA.

    En otra publicación médica (ver vínculo del Instituto Nacional de Salud, NIH, de EUA) se hace referencia al hecho de que “debido a la similitud existente entre los síntomas tempranos de la influenza y otros agentes bioterroristas (como el ántrax), los médicos necesitan comprender las diferencias existentes entre los síntomas y signos (de cada una de estas infecciones) y estar atentos a las pruebas iniciales de laboratorio tanto para antrax como para influenza. Dado que ambas enfermedades pueden coexistir resulta lamentable el hecho de que hasta la fecha no haya pruebas cuidadosas para diagnosticar ambas y así minimizar la confusión y el pánico”, más adelante sugieren que “dependiendo de las necesidades y recursos en materia de salud pública, y de la posibilidad de ser blanco de un ataque, los países deberían considerar algunos de las recomendaciones dadas aquí (…) El CDC (Centro de Control de Enfermedades de EUA) debería considerar a la influenza como un agente fundamental en prioridad ante una amenaza como el bioterrorismo”
    (en http://www.pubmedcentral.nih.gov/articlerender.fcgi?artid=539539#ref6).

    Aquí podermos encontrar algunas similitudes entre la paranoia vivida en la sociedad estadounidense por el ántrax después de la caída de las torres gemelas y el temor de la población mexicana producido por el brote de influenza, ¿o deberíamos decir ILI hasta no confirmar la presencia del virus?

    El CDC estima, en base a los datos de los 90s, que en los EUA el número de muertes relacionadas con la gripe (“flu-related deaths”) son aprox. 36 000 al año, dentro de las cuales se sospecha que la influenza contribuye a que se den estos casos trágicos pero NO es la causa principal. Ante la imposibilidad de determinar si las muertes son debidas a influenza (debido a que la mayoría de las veces no se realizan las pruebas de detección de virus y además, el virus sólo es detectado en un corto periodo de tiempo) las muertes se reportan como “flu related deaths” o muertes relacionadas con la gripe.

    IX. Cifras que no cuadran

    Sin embargo, el mismo CDC, en un reporte del año 2004 (http://www.cdc.gov/nchs/data/nvsr/nvsr52/nvsr52_13.pdf) en la pág. 16 aparece el número de muertos por influenza en los años 2001 y 2002 y son de 753 y 257 respectivamente, ¡y no los aprox. 36 000 de los que se habla como promedio anual!

    Es claro que el CDC de EUA, al igual que la SSA de México, bajo el pretexto de no subestimar el número de casos de influenza y ante la dificultad de establecer análisis que confirmen la presencia de virus en tejidos o secreciones humanas toma cualquier síntoma similar como si fueran casos de influenza aún cuando la presencia del A H1N1 no haya sido confirmada. Ante este panorama de alarma nacional, los casos de ILI y las muertes debidas a complicaciones respiratorias (como las causadas por neumonía en las cuales los agentes infeccioso son otros, como el Streptococcus pneumoniae) pudieran estar reportándose como influenza. De hecho, el mismo Instituto Nacional de Salud de los EUA (NIH) indica que muchas de las muertes atribuidas a influenza en la pandemia de 1918 fueron en realidad causadas por bacterias de neumonía (http://www.nih.gov/news/health/aug2008/niaid-19.htm).

    En otro estudio de 1988 (http://www.pubmedcentral.nih.gov/picrender.fcgi?artid=1711327&blobtype=pdf) se hizo una encuesta a 95 practicantes médicos para saber los criterios usados en el diagnóstico de Influeza, ILI y gripe común de 1972 a 1986. Se encontraron similitudes entre los crierios usados para diagnosticar ILI e Influenza, la diferencia más significativa se daba en el hecho de que para determinar que un paciente tenía influenza se basaban preferentemente en ¡ser parte de una epidemia! y esto lo determinan las instituciones de salud gubernamentales. Es decir, si el estado dice: “estamos ante una epidemia de influenza” los médicos al hacer su diagnóstico seguramente dirán que un paciente tiene Influenza cuando en otras circunstancias dirían que se trata de ILI (recordemos que hay cerca de 100 causas para ILI)! En ese estudio del 88 se sugería aislar el virus para validar con más exactitud los diagnósticos. Recordemos que en el 88 los diagnósticos con pruebas inmunológicas no estaban tan desarrollados como ahora y ya no hablemos de los análisis a partir del ADN.

    X. Vacunas, ¿completamente seguras?

    Existe la posibilidad de que el brote de influenza se parte de una estrategia bioterrorista, en un artículo del Journal of the Royal Society of Medicine se habla de la posibilidad de usar este virus de la influenza como bioarma (http://www.pubmedcentral.nih.gov/articlerender.fcgi?artid=539539 ). ¡Y ahora ni las vacunas son completamente seguras! En febrero de este año se encontraron vacunas contaminadas “accidentalmente” producidas por la farmacéutica norteamericana Baxter. El virus activo (no atenuado) detectado en ellas fue el virus de la gripe aviar, esperemos que este laboratorio no sea uno de los que dadivosamente nos ofrezcan su “ayuda” para abastecer con vacunas al sector salud.
    (http://homeopatiaahora.blogspot.com/2009/03/contaminacion-accidental-de-vacunas-con.html
    , http://www.torontosun.com/news/canada/2009/02/27/8560781.html y en http://identidadandaluza.wordpress.com/2009/03/10/contaminacion-accidental-de-vacunas-con-virus-de-gripe-aviar-practicamente-imposible/).

    Aunque según un artículo de La Jornada señala que Baxter podría tener lista, en un periodo de 13 días, una vacuna para el virus encontrado en México (http://www.jornada.unam.mx/2009/04/28/index.php?section=politica&article=020a1pol).

    XI. El control estatal ¿solamente epidemiológico?

    Por otro lado, el estado ya ha desarrollado toda una estrategia para “controlar el brote epidemiológico”. El decreto emitido el 25 de abril (http://dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5088366&fecha=25/04/2009) establece entre otras cosas:

    I. El aislamiento de personas que puedan padecer la enfermedad y de los portadores de gérmenes de la misma, por el tiempo que resulte estrictamente necesario, así como la limitación de sus actividades, cuando así se amerite por razones epidemiológicas;
    III. La inspección de pasajeros que puedan ser portadores de gérmenes, así como de equipajes, medios de transporte, mercancías y otros objetos que puedan ser fuentes o vehículos de agentes patógenos;
    IV. El ingreso a todo tipo de local o casa habitación para el cumplimiento de actividades dirigidas al control y combate de la epidemia;
    VIII. Ordenar las medidas atingentes a fin de evitar congregaciones de personas en cualquier lugar de reunión, incluyendo la clausura temporal de locales o centros de espectáculo;
    X. La regulación del tránsito terrestre, marítimo y aéreo
    XI. La utilización libre y prioritaria de los servicios telefónicos, telegráficos y de correos, así como las transmisiones de radio y televisión, estableciendo las directrices informativas necesarias a fin de transmitir clara y oportunamente las medidas que se adopten para afrontar la contingencia.

    Parece un epitafio para la tumba de: las garantías individuales, la libertad de tránsito, de manifestación, y de expresión.

    ¿No es acaso un pretexto para controlar aun más a la población? ¿Es casual que ocurra antes de las manifestaciones laborales que se dan el 1 de mayo y 15 de mayo y que seguramente tendrían mayor relevancia debido a la crisis económica que se vive en el país y la Reforma Educativa del sexenio la cual sigue los lineamientos neoliberales de la OCDE?
    Comienzan a verse militares en las calles para “prevenir la propagación del virus ¿lo harán pidiéndole carnet de identificación o seguramente los hallarán en uno de tantos retenes militares que ya existen en las carreteras? Seguramente los militares sabrán distinguir claramente entre ILI y el A H1N1, para algo habrá servido entonces el entrenamiento en los EUA que ya es parte del pacto entre los dos presidentes, para combatir el narco decían, ¡pero tengamos por seguro que ese entrenamiento también habrá sido para combatir militarmente al virus! Y los sobrevuelos de aviones del ejército seguramente serán para rastrear al virus en la atmósfera, con eso de que se dispersa fácilmente por el aire ¿o será parte de una estrategia de Chemtrails, o sea esas supuestas fumigaciones hacia la población que se dice se realizan desde los aires para propagar microorganismos y químicos tóxicos?

    XI. Escenarios posibles

    Por otro lado, se ha hablado en los últimos años de que una posible pandemia a nivel mundial de H5N1 o gripe aviar. Ésta se daría en el caso de que el virus (que ahora sólo puede transmitirse al humano por medio de un ave) mutara hacia una condición que le permitiera propagarse de persona a persona a través de la saliva como ocurre con la gripe común. Recordemos que sólo 4 aminoácidos hacen esta diferencia entre el virus de la influenza y el de la gripe aviar.

    Obama hablaba en sus primeros días como presidente acerca de que México sería una prioridad para los EUA, tanto como Irán e Irak. El narcotráfico había sido la causa de tal comunicado. Sin embargo, existía entre la población la percepción de pocas posibilidades de una intervención directa de sus fuerzas de seguridad en el país. Ahora, con el pretexto de la influenza se han trasladado militares estadounidenses hacia la frontera con México, se envian “especialistas” en epidemiología (esperemos no sean del ejército) y se da un “apoyo económico” ¡otro más! para combatir ya no al narco, sino a la influenza.
    Vemos que los brotes de esta enfermedad aparecen después de la visita de Obama a nuestro país. Los temas de migración y negociación del Tratado de Libre Comercio eran de los más esperados en la agenda. Pero ahora, ¿qué senador norteamericano querrá reconsiderar el caso de los migrantes en EUA o la entrada de productos mexicanos al mercado gringo si provienen de un país con un serio problema epidemiológico que pone en riesgo de muerte a la población mundial como tanto se ha dicho en los medios?

    Parece que Obama está cumpliendo con lo prometido, México sí es prioridad para el mundo en materia de seguridad…sanitaria. Esperemos que sus “especialistas” no determinen que se trata de un caso de bioterrorismo para que tengan la puerta abierta para una intervención de otro orden.
    Esperemos también que los futuros brotes de gripe aviar no vayan a ser atribuidos a una “mutación a partir del virus de influenza detectado en México” para así echarnos la culpa una posible pandemia.
    Lo seguro es que el estado tiene mayor control sobre las aglomeraciones, marchas, mítines, el tránsito en el país, y los medios de comunicación. Se ha recibido más ayuda monetaria del extranjero. La colaboración militar estadounidense y sanitaria seguramente vendrá en aumento y estaremos cada vez más bajo la lupa de los bondadosos BM, FMI y OMS. Esperemos que estos escenarios sólo sean parte de la paranoia que se ha generalizado, pero el tiempo podrá probar lo contrario.

    INFORMACIÓN:
    Decreto Presidencial en relación a la influenza
    (http://dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5088366&fecha=25/04/2009)

    Análisis filogenético para establecer las relaciones evolutivas entre diferentes cepas de A H1N1 que circularon en Vietnam entre 2001 y 2006 (inglés)
    http://jcm.asm.org/cgi/content/full/46/2/399?maxtoshow=&HITS=10&hits=10&RESULTFORMAT=&fulltext=phylogenetic&searchid=1&FIRSTINDEX=80&resourcetype=HWFIG

    Sobre el virus de la influenza española de 1918 y su estudio genético, además de sus posibles alcances como bioarma (inglés):
    http://www.sunshine-project.org/publications/others/gmoflu.html
    http://www.pubmedcentral.nih.gov/articlerender.fcgi?artid=539539
    El segundo habla sobre la confusión que puede darse entre el diagnóstico de influenza y el de ántrax durante las primeras manifestaciones clínicas.

    Una entrevista con el responsable de “revivir” al virus de la influenza de 1918 (inglés)
    http://www.ninthday.com/tauben.htm

    Más sobre la reconstrucción del virus de 1918 (español)
    http://impreso.elnuevodiario.com.ni/2005/07/10/especiales/10390
    http://www.universoanimal.com/virusgripe2.pdf

    El resumen del artículo original publicado por Taubenberger en Nature (Inglés):
    http://www.nature.com/nature/journal/v437/n7060/full/nature04230.html

    Relación entre la influenza de 1918 y la gripe aviar
    http://content.nejm.org/cgi/reprint/353/21/2209.pdf (inglés)

    Revista sobre Bioterrorismo (inglés)
    http://www.upmc-biosecurity.org/website/focus/agents_diseases/index.html

    Condiciones clínicas que pueden provocar síntomas similares a la gripe o Enfermedad Similar a la Influenza (ILI) – inglés
    http://www.wrongdiagnosis.com/symptoms/flu_like_symptoms/causes.htm

    Ántrax e influenza (inglés)
    http://www.cdc.gov/mmwr/preview/mmwrhtml/mm5044a5.htm
    http://www.pubmedcentral.nih.gov/articlerender.fcgi?artid=539539#ref6

    Las muertes de la pandemia de 1918 atribuidas a influenza pudieron ser causadas en realidad por neumonía como una infección secundaria (inglés)
    http://www.nih.gov/news/health/aug2008/niaid-19.htm

    La ILI y la influenza
    http://www.pubmedcentral.nih.gov/picrender.fcgi?artid=1711327&blobtype=pdf
    http://www.cdc.gov/nchs/data/nvsr/nvsr52/nvsr52_13.pdf (pág. 16)

    Influenza como bioarma
    http://www.pubmedcentral.nih.gov/articlerender.fcgi?artid=539539

    Contaminación de vacunas Baxter con virus de gripe aviar
    http://www.torontosun.com/news/canada/2009/02/27/8560781.html
    http://identidadandaluza.wordpress.com/2009/03/10/contaminacion-accidental-de-vacunas-con-virus-de-gripe-aviar-practicamente-imposible/
    http://www.jornada.unam.mx/2009/04/28/index.php?section=politica&article=020a1pol
    http://homeopatiaahora.blogspot.com/2009/03/contaminacion-accidental-de-vacunas-con.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s