COLECTIVOS FEMINISTAS Y MADRES DE JOVENES ASESINADAS Y DESAPARECIDAS PROTESTAN EN CHIMALHUACAN, CONVERTIDO EN “TIRADERO DE MUJERES”, DENUNCIAN.

ESCUCHAR REPORTE:

COLECTIVOS FEMINISTAS Y MADRES DE JOVENES ASESINADAS Y DESAPARECIDAS PROTESTAN EN CHIMALHUACAN, MUNICIPIO CONVERTIDO EN “TIRADERO DE MUJERES”, DENUNCIAN.

 

 *Cientos de mujeres vuelven a colocar cruces rosas para visibilizar feminicidios en ese municipio.

*Las anteriores fueron removidas por autoridades priistas aseguran vecinos.

 

Por las encharcadas  calles de Chimalhuacan cientos de mujeres de colectivos feministas , madres de jovenes asesinadas y desaparecidas, asi como algunos vecinos,  levantaron sus voces este domingo contra la violencia.

La violencia contra hijas, madres y hermanas en ese municipio del estado de México, donde aumentan los casos de feminicidios.

 

CHIMALHUACAN SE HA CONVERTIDO EN TIRADERO DE MUJERES.

Elvira, una joven que vive en ese municipio, dice que Chimalhuacan se ha convertido en un tiradero de mujeres que aparecen descuartizadas y arrojadas en cuevas de cerros.

Al paso de la marcha  jóvenes pegaban y clavaban por paredes y postes cruces de papel y madera con leyendas que decían alto a los feminicidios, justicia y no te quedes callada.

La movilización del domingo fue encabezada por Irinea Buendía, madre de Mariana Lima Buendía asesinada el 28 de junio del 2010.

Autoridades del Estado de México determinaron la causa de la muerte como “suicidio”, basados solamente en el testimonio del esposo de la joven abogada, un policía judicial que la abusaba física y sexualmente.

El día en que su esposo presuntamente la encontró colgada, Mariana planeaba dejarlo. La lucha legal de la familia, particularmente la señora Irinea, lograron que la Suprema Corte de Justicia de la Nación atrajera el caso de la joven y ordenara  reabrir el caso de su muerte  por las numerosas irregularidades de la investigación.

Este domingo colocaron una enorme cruz de madera pintada de rosa a unas calles donde Mariana  fue asesinada.

Elvira dijo  que con su marcha buscan visibilizar la situación, organizar a los vecinos y obtener garantías de seguridad para la población femenina.

Marisela Fuentes, denuncia que el gobierno local priista removió cruces rosas colocadas en calles del municipio.

Destaca que la alerta de genera también se ha declarado en Ecatepec y otros municipios del Estado de México.

Fuentes dice que como madre y abuela quiere que la situación cambie para sus hijas y nietas.

Margarita Godinez, una ama de casa participo en la protesta, dice que para ella su ninez fue una pesadilla porque era abusada sexualmente.

Por si misma se educo sobre sus derechos, dice, para prevenir que la violencia sexual alcanzara a su familia.

Jorge, un vecino de Chimalhuacan, aseguro que el gobierno antorchista del PRI, intenta ocultar la tragedia que se oculta en ese barrio empobrecidos.

Guadalupe Reyes Martínez, tiene una hija desaparecida en el municipio de Tecamac el 17 de septiembre del 2014. Dice que la familia no acepta sus restos fueron hallados en el río de los remedios, donde  hasta  40 cuerpos fueron dragados del canal,  porque no  le entregaron los restos.

.

Norma Andrade, una madre que desde hace 15 años reclama justicia para su hija y cientos de jóvenes asesinadas en Ciudad Juárez,  Chihuahua, participo en la marcha del sábado.

A las orillas del Bordo de Xochiaca, un canal de aguas negras  donde por años se vienen arrojando cuerpos, Andrade volvió a conmoverse recordando a su hija Alejandra y la persecución y ataques que ha recibido por denunciar los feminicidios.

En Juárez le dispararon 5 balazos. Dice que no supo si los ataques venían del asesino de su hijo, fueron resultado de sus denuncias de un caso de trata de personas o  se trato del gobierno del estado.   Allí fue cuando tuvo miedo por su vida por primera vez, señala.

Las autoridades la re ubicaron en el sur del país pero un día al regresar de dejar a su nieto de la escuela, le dieron dos cuchilladas cuando abría la puerta de su casa.  Dice que entonces aprendió a tomar precauciones.  Con la voz quebrada y los ojos llenos de llanto Norma Andrade asegura  que no la van a callar porque le arrancaron una parte de su vida que era  su hija, a la cual  llevo en su vientre 9 meses, a la escucho decir sus primeras palabras y la vio crecer, pero no pudo cerrarle los ojos cuando murió porque le quitaron ese derecho.  Dice que solo le entregaron un cajón sellado, donde estaban los restos de su hija. Su lucha continuara porque como ella hay otras miles de mujeres que sufren  por sus hijas, dice.  En México hay  8 mil desaparecidas,  mil 800 son mujeres del  Distrito Federal, dice.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s