INFORMATIVO PACIFICA VIERNES 30 DE OCTUBRE DEL 2010

ESCUCHAR EDICION DE HOY

La última despedida a Kirchner

La última despedida a Kirchner

Pagina 12.

Una multitud se manifestó a lo largo de la autopista 17 de Octubre para saludar al cortejo que trasladó los restos del ex presidente, Néstor Kirchner, al Cementerio Municipal. Lo acompañaron la presidenta, Cristina Fernández, sus hijos Máximo y Florencia, familiares, amigos, compañeros de militancia de toda su vida y el presidente de Venezuela, Hugo Chávez. En Buenos Aires fue despedido por una multitud de la misma manera en que fue recibido el día que asumió la presidencia, el 25 de mayo de 2003.

Con banderas en las que predominó la frase “Gracias Lupo”, como se lo conocía en su ciudad natal, los habitantes de Río Gallegos y de ciudades cercanas dieron el presente a lo largo de la autopista que une el aeropuerto con la capital de Santa Cruz. La comitiva, que encabezó la presidenta, Cristina Fernández, llegó poco después de las 17,40. De inmediato se inició el recorrido por la autopista, que desde temprano estaba ocupada por familias completas y militantes de distintas organizaciones políticas, sociales y sindicales. Entre quienes aguardaban el paso del cortejo, se destacaba una nutrida delegación de los mineros de Yacimientos Carboníferos de Río Turbio. Un grupo de 40 gendarmes custodiaron la cureña durante los 12 kilómetros que separan el aeropuerto del cementerio.

Por la mañana, en la sede de la gobernación, el mandatario provincial, Daniel Peralta, había encabezado un oficio religioso en el salón central, adonde concurrieron numerosos vecinos para expresar su dolor y su congoja por la muerte de quien fue intendente, gobernador y presidente y diputado nacional. El padre Mario Soto, durante el oficio religioso afirmó que “mi pueblo está de luto y se ha quedado mudo por la muerte de Néstor”, pero advirtió que “tenemos fe y esperanza y vamos a seguir adelante con la fuerza que Néstor nos daba a todos”.

En horas del mediodía, también en la gobernación, fue incesante la llegada de habitantes de Río Gallegos que seguían con atención y por televisión las alternativas del cortejo que se desarrollaba en Buenos Aires desde la Casa Rosada hasta el Aeroparque Metropolitano.

Mientras tanto, en las puertas del cementerio municipal un numeroso grupo de legisladores, dirigentes sociales y artistas esperaron la llegada de Kirchner, rodeados por una multitud que aguantó las bajas temperaturas y el viento característicos de esta ciudad del sur argentino.

Entre los presentes, se encontraban, entre otros, el ministro de Planificación, Julio De Vido; el presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Fellner; el titular del bloque de diputados del Frente para la Victoria, Agustín Rossi. También los legisladores oficialistas José María Díaz Bancalari, Mariano West, Carlos Kunkel, Teresa García, Ariel Basteiro y Carlos Heller.

Asistieron al funeral el titular del Movimiento Evita, Emilio Pérsico; el Subsecretario de Relaciones con la Sociedad Civil, Edgardo Depetri; el filósofo Ricardo Forster; el designado embajador en Uruguay, Dante Dóvena, y los intendentes de Quilmes, Francisco `Barba` Gutiérrez y de José C. Paz, Mario Ishi. El titular de la AFIP; Ricardo Echegaray y el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Eduardo Luis Duhalde; además de personalidades del ambiente artístico como Andrea del Boca y Gastón Pauls.

Cara a cara con Cristina en la despedida de Néstor Kirchner

Por Martín Granovsky

Miles de argentinos pasaron delante del ataúd con frases de aliento a la Presidenta y ofrendas para Kirchner. Los presidentes sudamericanos, incluso Lula en medio de la campaña electoral, asistieron al velatorio, donde hubo una fuerte presencia de los organismos de derechos humanos y figuras populares.

Muchos dijeron un grito que comenzaba mientras miraban hacia abajo y terminaba cuando levantaban la vista: “¡Fuerza, Cristina!”. Fue lo más escuchado. Otros dijeron, con la mirada hacia abajo, “Gracias, Néstor”. Y muchos, muchísimos, caminaron en silencio, llorando o con el gesto de asombro que provocan los muertos queridos. En medio del Salón de los Patriotas Latinoamericanos de la Casa Rosada estaba el ataúd cerrado color caoba con el cuerpo de Néstor Kirchner. Frente al ataúd, parada, pasó sus horas de ayer la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. El velatorio termina hoy a las 10. Después, Néstor Kirchner será enterrado en Río Gallegos, donde nació hace 60 años y salió dos veces: para estudiar Abogacía en La Plata y para asumir la Presidencia el 25 de mayo de 2003.

Como ninguna otra celebración de la política, porque un acto tiene una sola cara identificable, la del orador, el homenaje a Kirchner fue un infinito cara a cara con Cristina. Lo hizo cada uno de los miles que cumplieron las seis horas de cola para entrar a la Casa Rosada. Un cara a cara único para una Presidenta en uno de los momentos más dolorosos de su vida.

En ese cara a cara se terminaban los gritos de afuera (los “Andate, Cobos”) y también los cantitos (“Argentino, argentino/ soy soldado/ del pingüino”) porque era un momento personal en medio de un dolor colectivo. Una despedida del líder muerto y una palabra para su mujer, la Presidenta. Vestida de negro y con anteojos oscuros, Cristina estuvo casi todo el tiempo de la mano de su hija Florencia y sostenida por la sonrisa de su hijo Máximo. Muchas veces salió de su lugar para convertir una cara en abrazo, recibir un beso, esperar que un discapacitado terminase de decirle algo o guardarse una ofrenda.

A la izquierda hubo una guardia permanente de ministros, secretarios de Estado y gobernadores. Legisladores y viejos amigos se acercaron a saludar. Lo hicieron con cierto pudor, mientras comentaban entre susurros que no comprendían cómo podía tenerse en pie tanto tiempo. Entendieron que era ella la que tenía que tomar la iniciativa de moverse. Si no, parecía existir un pacto tácito de no incomodar a Cristina. Quizás la explicación de tanta entereza frente al dolor fuese la carga emotiva del cara a cara incesante y heterogéneo: jóvenes, muchos y muchas sub-30, maduros y maduras, viejos y viejas, humildes y de clase media, con muletas o con bebés en brazos.

El Gobierno asistió en pleno. El gobernador bonaerense, Daniel Scioli, estuvo parado muchas horas junto al féretro. Otro referente clave del peronismo, el secretario general de la CGT, Hugo Moyano, abrazó a Cristina y conversó con ella. También pasaron dirigentes de la oposición, como el radical Ricardo Alfonsín, el PRO Mauricio Macri, el peronista federal Francisco de Narváez y Roberto Lavagna, ex ministro de Kirchner y asesor actual de Eduardo Duhalde. “Nos sacamos el sombrero frente a un militante”, dijo Alfonsín. “Venimos a poner el hombro”, dijo Rubén Giustiniani, del Partido Socialista. La senadora María Eugenia Estenssoro encabezó una delegación de la Coalición Cívica de Elisa Carrió. Felipe Solá expresó en un comunicado –tal vez el más explícitamente político del día– que “con la muerte de Kirchner todo cambia” y que “hay un discurso de campaña que termina”. Prometió colaboración a la Presidenta “para ayudar a que la Argentina no retroceda”.

Hubo una presencia permanente de los organismos de derechos humanos. Hebe de Bonafini, de Madres, Estela de Carlotto, de Abuelas, y Taty Almeida, de Madres Línea Fundadora, fueron algunas de las que, acostumbradas a tanto, superaron el pudor frente a Cristina.

Visto por la televisión, por la ubicación de la cámara principal el Salón de los Patriotas mostraba el ataúd, detrás Cristina, a un costado de la pantalla la imagen de Eva Perón y a otro lado la de Salvador Allende, que está en una cabecera cerca de Juan Perón. El cuadro de Allende debajo tiene la frase “La historia la hacen los pueblos”, tomada de su último discurso antes de morir. Evita está muy cerca de Hipólito Yrigoyen. A cada uno de ellos la muerte le llegó en momentos diferentes de su vida. Evita murió en su plenitud política. Yrigoyen murió en 1933, tras haber sido derrocado tres años antes. Perón, en la Presidencia. Allende, el día del golpe contra su gobierno. Todos ellos tuvieron velatorios populares, como Kirchner. Incluso Allende, aunque debió esperar 17 años para que sus restos fueran transportados por Santiago en medio de las flores cuando cruzaba el río Mapocho.

El toque sudamericano fue uno de los grandes signos de ayer. Llegaron a Buenos Aires los amigos de Kirchner y de Cristina, los presidentes que se tratan unos a otros de “compañero” o “compañera”: Pepe Mujica de Uruguay, Hugo Chávez de Venezuela, Fernando Lugo de Paraguay, Rafael Correa de Ecuador, Evo Morales de Bolivia, Luiz Inácio Lula da Silva de Brasil. También estuvieron los que encontraron un modo de convivir en medio de las diferencias ideológicas. No les dicen “compañero”, pero los llaman por el nombre y ellos llaman por el nombre a los demás: Sebastián Piñera de Chile y Juan Manuel Santos de Colombia. Santos recordó ayer los buenos oficios de Kirchner cuando Colombia y Venezuela rompieron relaciones y el secretario general de Unasur ayudó a componerlas. “Con su muerte, América latina pierde a una persona que estaba haciendo una labor importante por proyectar la región hacia el resto del mundo y sobre todo mejorar las relaciones entre los países”, dijo Santos.

Chávez había sido el primero en tweetear su dolor. “Ay, Cristina…”, empezaba su mensaje del miércoles. “Ha muerto un justo, llorarlo fuera poco”, dijo ayer sobre Kirchner, repitiendo una elegía del cubano José Martí. Lula, que cumplió 65 el mismo día que Kirchner murió a los 60, fue el último en llegar, ayer por la noche. Abrazó varias veces a Cristina y le dio muchos besos. Su regalo para el Salón de los Patriotas, por el Bicentenario, había sido el retrato de Getulio Vargas, el presidente a quien los brasileños llamaban “el padre del pueblo”. Que Lula haya venido ayer, cuando todavía no habían terminado los actos de campaña en Brasil para la segunda vuelta presidencial del domingo, significa tres cosas. Una, que quiso expresar su pena por la muerte de Kirchner y su compromiso personal con Cristina. Otra, que la Argentina sigue siendo la prioridad uno de Brasil en sus relaciones exteriores. La tercera, que Lula se siente seguro de que el domingo su ex jefa de Gabinete Dilma Rousseff le ganará a José Serra, pupilo de Fernando Henrique Cardoso, y que así el Partido de los Trabajadores comenzará su tercer turno de cuatro años al frente de la coalición de gobierno.

“Néstor Kirchner fue un compañero, un gran amigo”, dijo Lula. “Un gran presidente y un estadista, y por eso está bien que lo rodee el mismo calor del pueblo que ahora está incentivando a Cristina a seguir con fuerza.”

Correa lloró al llegar a la Argentina. Antes, en Ecuador, cuando se enteró de la muerte de Kirchner pidió que en lugar de un minuto de silencio hubiera un largo aplauso para el ex presidente argentino.

Mujica, a quien se lo veía más delgado, dijo que “el río une”. Otro uruguayo, Eduardo Galeano, ayer opinó sobre Kirchner mientras daba una charla en Tucumán. Dijo: “Ningún fuego es igual a otro fuego. Algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman, pero otros fuegos arden la vida con tantas ganas que se pueden mirar sin parpadear y quien se acerca se enciende. Néstor Kirchner fue uno de esos fuegos y será difícil apagarlo.”

Diego Armando Maradona estuvo frente el ataúd. Dijo que Kirchner fue “un luchador, como el Che Guevara, un gladiador”. Julio Grondona saludó a la Presidenta. Lo acompañó el director técnico de la Selección, Sergio Batista, y el director de selecciones, Carlos Bilardo. “Kirchner tenía que decidir una cosa por minuto”, explicó Bilardo, siempre gráfico. Marcelo Tinelli se abrazó con Cristina. El bandoneonista Leopoldo Federico, fanático de Racing como el ex presidente, y la cantante Susana Rinaldi también se acercaron. Y Federico Luppi. Andrea Del Boca estuvo horas en el velatorio. Teresa Parodi, igual. Artista popular, Soledad Silveyra eligió un plano de discreción junto a Chacho Alvarez, el ex vice que Kirchner había rescatado para la política activa.

La muerte de Kirchner juntó a los dirigentes de la Central de Trabajadores Argentinos Pablo Micheli y Hugo Yasky, opositor el primero y cercano al Gobierno el segundo, que todavía dirimen quién seguirá conduciendo a la CTA después de las últimas elecciones internas.

Detrás de la escena, en los pasillos de la planta baja, se cruzaban visitantes, funcionarios y ministros en diálogos informales. El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, iba y venía del Salón al pasillo, en lo que él mismo definió como “el día más triste después de la muerte de mi viejo”. Carlos Zannini, secretario de Legal y Técnica y consejero de confianza de Kirchner y Cristina, abrazaba y hablaba. El ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, transitó la escena y esa zona. El secretario general Oscar Parrilli coordinó los movimientos cercanos a la Presidenta. Todos ellos más el ministro de Trabajo Carlos Tomada integran el gabinete presidencial desde el 2003.

Al salir del velatorio, Evo Morales, que había estado mirando cabizbajo el ataúd de Néstor Kirchner, dijo: “Sudamérica quedó huérfana. El mejor homenaje es seguir trabajando por la integración y la solidaridad. ¡Mucha fuerza, Cristina!”

Cristina dejó el Salón de los Patriotas anoche, después de once horas y media de cara a cara.

MUESTRAS DE ALIENTO Y DOLOR EN EL SALON DE LOS PATRIOTAS

Imágenes del adiós

El apoyo de los jóvenes. La presencia de ministros y gobernadores. Los regalos y las ofrendas. El paso de los trabajadores y las personalidades de la cultura.

Por Julián Bruschtein

El velatorio de Néstor Kirchner en el Salón de los Patriotas Latinoamericanos fue visitado por una multitud durante todo el día y continuaba anoche. Gestos de emoción y devoción hacia la figura del mandatario y muestras de aliento hacia la presidenta Cristina Fernández fueron los tópicos más importantes. La Marcha Peronista, ministros al borde del llanto y familias enteras le rindieron un último homenaje al ex presidente fallecido sorpresivamente anteayer de un paro cardíaco.

Banca. Desde que se abrió la puerta para el ingreso a la Casa Rosada, los visitantes más asiduos eran jóvenes. “En medio del shock no sabíamos cómo iba a ser la reacción popular, pero con toda la juventud que vino a despedir a Néstor nos da tranquilidad que la Presidenta tiene una banca enorme”, aseguró un funcionario a este diario. Durante toda la noche una gran cantidad de jóvenes se mantuvieron en la Plaza de Mayo en la vigilia previa al velatorio que comenzó a las 10, cuando abrieron las puertas de Balcarce 50. Después, pasadas las 22 –cuando Cristina Fernández no estaba en el salón– un grupo de la agrupación La Cámpora que conduce Máximo Kirchner irrumpió con la Marcha Peronista, dedos en “V” y abrazos para el hijo mayor del ex presidente.

Calor popular. “Sabemos que somos los herederos del proyecto de Néstor Kirchner y por eso tenemos que dejarnos de joder y profundizar el trabajo que ya está en marcha”, confió un funcionario del gobierno nacional. La primera reacción de los dirigentes del kirchnerismo fue de conmoción ante la muerte del conductor del proyecto y esto generó cierta “incertidumbre”. Pero “el temple con que vimos a la Presidenta y el calor popular nos alienta y nos deja las convicciones donde estaban antes de que sucediera todo esto”, destacó, sin ocultar su emoción.

“¡No estás sola!” Las demostraciones de afecto hacia Cristina y el ex presidente fueron una constante durante todo el día. La multitud que ingresaba en fila aplaudía toda vez que podía y gritaba: “¡Viva Néstor!”, “Fuerza Cristina”, “No aflojes que estamos con vos”, “¡Vamos compañera!”. Un grupo de mujeres humildes entró llorando y clamando por el ex presidente. Una de ellas empezó a alentar a la Presidenta al grito de “¡Estamos con vos, Cristina, no estás sola!” y comenzó a buscar entre los funcionarios. “¿Dónde está Aníbal?”, preguntó dos veces. Cuando lo encontró, lo señaló y le indicó: “Cuidamelá ahora, eh!”.

Ave María. Otro manifestante, cuando llegó al sector donde se encontraba la ceremonia, entonó el Ave María. Logró que la Presidenta se levantara y lo abrazara con emoción: era el barítono Ernesto Bauer. Al terminar de cantar, gritó: “¡Néstor, hasta la victoria siempre!”. Durante toda la ceremonia abundaron las familias humildes y de clase media llorando la pérdida del líder político.

Ofrendas. El féretro se encontraba ubicado en el Salón de los Patriotas Latinoamericanos. Así, a los costados estaban las figuras de Eva Perón y el Che Guevara, y en la cabecera, el general Juan Domingo Perón y el presidente chileno Salvador Allende. Sobre el ataúd había una bandera argentina, una banda presidencial y el bastón de mando que Kirchner sacudió de arriba a abajo cuando lo recibió de manos de Eduardo Duhalde en 2003. Pero a medida que transcurrían las horas las ofrendas se fueron sumando a los elementos del protocolo. Primero fue el pañuelo que ofrendó la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, y luego el de una madre de la Asociación de Madres de Plaza de Mayo. También gran cantidad de rosarios, remeras, banderas e incluso una manta tejida a mano con los colores patrios cubrieron el ataúd.

Ministros. Los ministros se mantuvieron con Cristina en todo momento y se turnaron para que estuviera acompañada. El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, estuvo la mayor parte del tiempo con la mirada brillante por las lágrimas reprimidas. Y el ministro del Interior, Florencio Randazzo, también por momentos lloraba tras bambalinas. El secretario Legal y Técnico, Carlos Zannini, viejo compañero de ruta de Kirchner y Cristina, se mantuvo al lado de la Presidenta casi sin despegarse de ella. También el ministro de Educación, Alberto Sileoni, el de Justicia, Julio Alak, y el de Planificación, Julio De Vido. Un detalle lo dio el secretario de Comercio, Guillermo Moreno, que tomó la decisión de ingresar como todos los ciudadanos que se acercaron y pasó frente al ataúd mezclado y emocionado entre la multitud.

Descanso. Pocas veces la Presidenta se separó del féretro con los restos del ex presidente Néstor Kirchner. La primera fue apenas rozando las dos de la tarde, cuando se retiró a su despacho para descansar un poco, y fue acompañada por Máximo. Al frente de la ceremonia quedó Florencia Kirchner junto al canciller Héctor Timerman y allí fue cuando se acercaron las delegaciones diplomáticas a presentar sus condolencias. La ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner, también fue de las más conmocionadas por la pérdida, pero con el correr de las horas se fue componiendo.

Trabajadores. Las delegaciones de trabajadores fueron recibidas con especial atención por la Presidenta. A la mañana, la Confederación General de Trabajadores llegó con el camionero Hugo Moyano a la cabeza, secundado por el taxista Omar Viviani, el judicial Julio Piumato y el metalúrgico Antonio Caló. CFK saludó a todos y, por la tarde, recibió a la comitiva de la Central de Trabajadores de Argentina, liderada por los docentes Hugo Yasky y Roberto Baradel, acompañados por el dirigente del neumático, Pedro Wasiejko, y el estatal Marcelo “Nono” Frondizi. Más tarde, también estuvo Pablo Micheli, de ATE.

Oraciones. La Iglesia Católica envió a sus representantes a saludar a la familia presidencial. El titular de Cáritas, Jorge Cassaretto, presenció parte del velatorio y luego el obispo emérito Justo Laguna presidió una oración ecuménica, junto a representantes cristianos ortodoxos y un musulmán, entre otros. Antes, por la mañana, las autoridades de la AMIA, Guillermo Borger y Julio Schlosser, se acercaron junto al gran rabino Shlomo Benhamú, quien leyó un responso delante del cajón cerrado custodiado por cuatro granaderos.

Cerca. El gobernador bonaerense Daniel Scioli asistió junto a su esposa Karina Rabolini, y los mandatarios de Tucumán, José Alperovich, de San Juan, José Luis Gioja, de Mendoza, Celso Jaque, de Córdoba, Juan Schiaretti, se pegaron a la comitiva oficial desde temprano. El salteño Juan Manuel Urtubey llegó un poco más tarde. El santafesino Hermes Binner se mantuvo durante casi todo el día en el Salón de los Patriotas Latinoamericanos y la gobernadora de Tierra del Fuego, Fabiana Ríos, se mostró muy cerca de CFK. Varios ex funcionarios de la gestión kirchnerista estuvieron presentes en el velatorio. El ex canciller Jorge Taiana mantuvo su perfil bajo entre los asistentes, al igual que el ex secretario de Medios Enrique Albistur y el ex secretario de Transporte Ricardo Jaime, que por su estatura no resaltaba entre la multitud.

Cultura. Los representantes de la cultura también se hicieron presentes. Se pudo ver a Pablo Echarri junto a su mujer Nancy Dupláa, a Andrea del Boca y a Florencia Peña, visiblemente conmocionadas por la pérdida del ex presidente. Teresa Parodi y Daniel Fanego también dijeron presente y, a última hora de la noche, llegó Nacha Guevara. Anabel Cherubito ingresó por el pasillo por el que marchaban los ciudadanos que querían saludar por última vez a Kirchner. Ya por la tarde, el conductor Marcelo Tinelli sorprendió con su presencia y le dio un fuerte abrazo a Cristina Fernández. Más temprano había estado Diego Maradona.

LOS PRESIDENTES DE AMERICA DEL SUR VIAJARON PARA RENDIRLE HOMENAJE A KIRCHNER

Saludo al “compañero” de la Unasur

Saludo al “compañero” de la Unasur

Destacaron su labor como secretario ejecutivo de la Unasur que, pese a lo breve, consiguió evitar un conflicto entre Venezuela y Colombia. Lula destacó su rol en la construcción de la unidad latinoamericana.

Por Fernando Cibeira

A excepción del peruano Alan García, quien no pudo viajar por razones climáticas, todos los presidentes de la región pasaron ayer para despedir al secretario ejecutivo de la Unasur, Néstor Kirchner, y saludar a la presidenta Cristina Fernández. El nivel de la convocatoria pese a lo urgente dio para que en la Casa Rosada reivindicaran la política exterior de Kirchner y hablaran de una desmentida final a la teoría del “aislamiento”. Especialmente, destacaban el gesto del brasileño Luiz Inácio Lula da Silva –a quien en más de una ocasión supieron mostrar enojado con Kirchner–, que suspendió uno de los últimos actos de la crucial campaña electoral en Brasil para dar un abrazo con ojos llorosos a la Presidenta. “Era más que un presidente, era un compañero”, fue el sentido reconocimiento que dejó el brasileño para Kirchner.

Los presidentes fueron llegando a partir de las 10 al Aeroparque Metropolitano. Los recibían el coordinador de la Unidad Presidencial y asesor de Kirchner en la Unasur, Rafael Follonier, y, en ocasiones, el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli. Los mandatarios eran conducidos a una sala especial acondicionada en la Casa de Gobierno antes de ser llevados a saludar a Cristina Fernández. Los pésames presidenciales se hicieron, a grandes rasgos, en dos tandas. Por la mañana, el uruguayo José Mujica, el boliviano Evo Morales, el ecuatoriano Rafael Correa y el chileno Sebastián Piñera. Por la noche, Lula, el colombiano Juan Manuel Santos, el paraguayo Fernando Lugo y el venezolano Hugo Chávez. El clímax internacional fue pasadas las 21, cuando CFK, Lula y Chávez recibían los gritos de aliento de la gente que desfilaba por el Salón de los Patriotas. Hubo más países representados. México, por ejemplo, envió a su canciller y Cuba, a su vicepresidente.

Los presidentes tenían la opción cuando aterrizaban de hacer alguna declaración de ocasión. Mujica destacó que había venido junto a referentes de todos los partidos políticos de Uruguay como muestra de la solidaridad del pueblo uruguayo con el pueblo argentino y volvió a aquello de que un río nos separa pero “también nos puede unir”.

Lo de Evo Morales también demandó un esfuerzo importante porque venía de una gira que lo había llevado hasta Irán, donde se enteró de la muerte de Kirchner. “Sudamérica quedó huérfana”, definió Evo, por el rol de Kirchner en la Unasur. “El mejor homenaje es seguir trabajando por la integración”, indicó el boliviano, quien siempre fue muy agradecido por la ayuda que asegura haber recibido en sus comienzos de parte del ex presidente.

El ecuatoriano Rafael Correa fue de los más emocionados. Todavía tenía fresco el recuerdo del reciente esfuerzo de Kirchner –en realidad, de ambos Kirchner– para reunir a los presidentes de la Unasur y detener el intento de golpe en su país. Correa le dio un gran abrazo a Cristina Fernández. “Es una pena y una pérdida para la Argentina y para todos nosotros. Ha sido un extraordinario presidente, un gran patriota y un inmenso latinoamericano”, puntualizó Correa. En Aeroparque, saludó a Kirchner con un guevarista: “Hasta la victoria siempre”. “Murió un queridísimo amigo”, definió.

Santos recordó su rápido y efectivo proceso de conocimiento con Kirchner. Reconoció que al principio ambos recelaban del otro, pero cuando se conocieron mejor cambiaron de opinión y terminaron amigos. Fruto de esa relación resultó la gestión más exitosa de Kirchner al frente de la Unasur, cuando detuvo un conflicto en progreso entre Venezuela y Colombia. Santos terminó reviviendo su último encuentro casual, cuando coincidieron en Nueva York el mes pasado. Contó que los Kirchner estaban comiendo en el restaurante Bice y que cuando lo vieron pasar salieron enseguida a saludarlo. “Así era él”, comentó.

El plato fuerte fue a la noche. Funcionarios de la Cancillería como Alberto D’Alotto y Gabriel Fuks esperaban en el Patio de las Palmeras que llegaran los visitantes de la región. El canciller Héctor Timerman se repartía entre el Salón de los Patriotas y el vip de los invitados especiales. Lula planeó una visita breve, con más de viaje que de estadía. Pero eso le valió suspender un acto en Pernambuco, en pleno cierre de la campaña electoral en Brasil para el ballottage del domingo. El gesto conmovía a los habitantes de la Casa Rosada, máxime si se tenía en cuenta que Lula no se había permitido detener su actividad proselitista para la Asamblea General de las Naciones Unidas. Llegó acompañado de su asesor en materia internacional, Marco Aurelio García, un buen amigo de la Argentina y de Néstor Kirchner en especial, a quien acompañó a Colombia en aquella frustrada liberación de las rehenes Ingrid Betancourt y Clara Rojas.

Lula coincidió con Chávez en un momento alto de la noche. La gente en ese momento se mostró especialmente emocionada, con muchos gritos y muestras de afecto a los presidentes. A diferencia del venezolano, que dio un discurso de llegada (ver página 10), Lula no habló cuando aterrizó porque prefirió dirigirse directamente a la Casa Rosada. Dio un mensaje cuando se fue, en el que no sólo hizo referencia a sus recuerdos personales de Kirchner sino también a su construcción política, tanto en el país –“hizo recuperar la autoestima a los argentinos”– como de la región. “Era un compañero que ayudó a construir una América latina unida”, definió. Siempre buen orador, Lula lo es mejor aún en veta emotivo. “Yo le decía a la compañera Cristina que un hombre muere, pero las ideas permanecen. Yo creo que Kirchner fue una figura que construyó ideas en Argentina. El legado más importante para los argentinos fue recuperar la autoestima del pueblo argentino, el orgullo, que estaban desde hace dos décadas y media prácticamente perdidos”, agregó.

Anuncios

INFORMATIVO PACIFICA MIERCOLES 27 DE OCTUBRE DEL 2010

ESCUCHAR O BAJAR EDICION DE HOY

FALLECE NESTOR KIRCHNER ESTE MIERCOLES.

ARGENTINA ESTA DE LUTO

Dolor

Por PAGINA 12

El ex presidente había sido hospitalizado esta mañana tras sufrir un paro cardiorespiratorio. Se encontraba en El Calafate junto a su esposa, la presidenta Cristina Fernández. Kirchner, de 60 años, ya había sido intervenido de urgencia en febrero por una afección en la arteria carótida derecha y en septiembre había sufrido una obstrucción en una arteria coronaria, por la que fue sometido a una angioplastia.

Kirchner falleció tras haber sido internado de urgencia durante la madrugada en el Hospital Formenti. Estaba acompañado por su esposa, la presidenta Cristina Fernández, cuando se descompuso y debió ser trasladado al centro de salud de El Calafate. El diputado nacional, presidente del Consejo Nacional del PJ y secretario general de la Unión Suramericana de Naciones (UNASUR)había sido sometido el 11 de septiembre último a una angioplastía por una obstrucción en una arteria coronaria en el Sanatorio Los Arcos de la Ciudad de Buenos Aires, donde también había sido internado en febrero pasado. En esa última oportunidad, Kirchner recibió el alta médica luego de permanecer un fin de semana internado y luego de haber sido operado en forma exitosa.

En el año 2005 Kirchner había sido internado en el Hospital Argerich para un chequeo y en enero de 2006 había tenido una descompensación gástrica. Kirchner fue presidente de los argentinos en el período comprendido entre 2003 y 2007. Estaba casado desde 1975 con Cristina Fernández, a quien había conocido en La Plata en tiempos de la universidad y ambos militaban en la Juventud Peronista. Néstor y Cristina tuvieron dos hijos: Máximo y Florencia.

Tras conocerse el deceso del ex presidente, algunos ministros del gabinete nacional se dirigieron hacia Santa Cruz en distintos aviones oficiales y privados, en tanto que otros resolvieron permanecer en Buenos Aires y acompañar la marcha convocada para esta noche a las 20 en la Plaza de Mayo.

Desde todo el arco político local, regional e internacional llegaron muestras de condolencias y de apoyo a la presidenta Cristina Fernández.

El sábado los restos de Kirchner serán trasladados a su ciudad natal, Río Gallegos, donde recibirán sepultura en el cementario municipal.

Espontánea y masiva movilización a Plaza de Mayo

MILES DE ARGENTINOS SE REUNIERON FRENTE A LA CASA PRESIDENCIAL PARA RENDIR HOMENAJE A KIRCHNER

Una multitud le rindió esta noche un homenaje en Plaza de Mayo al ex presidente. Tras conocerse la noticia del fallecimiento de Kirchner miles de personas se acercaron a la plaza con ramos de flores, carteles y pancartas de distintas organizaciones políticas, gremiales y sociales para expresar el dolor por su muerte, y brindar su respaldo al gobierno de Cristina Fernández.

Pasadas las 20, arribaron a la Plaza parte de los miembros del gabinete nacional, entre ellos los ministros de Trabajo, Carlos Tomada; de Defensa, Nilda Garré; de Educación, Alberto Sileoni; de Producción, Débora Giorgi, además de la presidenta del Banco Central, Mercedes Marco Del Pont y el secretario de Derechos Humanos, Eduardo Luís Duhalde. Los funcionarios se desplazaron con dificultad entre la multitud que coreaba el nombre del ex presidente y expresaba su apoyo a la Presidenta. Las Madres de Plaza de Mayo, encabezadas por Hebe de Bonafini, también hicieron su ingreso al lugar y poco después lo hicieron las Abuelas de Plaza de Mayo.

El actual senador Daniel Filmus destacó que “fue el primer presidente que dijo cuando llegó a la Casa de Gobierno que no iba a dejar sus principios afuera”. “Cristina necesita del reconocimiento y el apoyo de todos para poder llevar adelante el modelo y profundizarlo. El legado que deja Néstor, además, es un legado de integración regional”, sostuvo.

El titular del Movimiento Evita, Emilio Pérsico, afirmó que “lo fundamental ahora es acompañar a Cristina para que siga cambiando la Argentina”. “En estos días demostraremos en las calles que somos millones los que vamos a reemplazar a Kirchner”, afirmó el dirigente social. En varios momentos, hubo aplausos en honor al ex presidente, titular del Consejo Nacional del PJ, diputado nacional y secretario general de la UNASUR.

Para los organismos de Derechos Humanos “no hay consuelo”

“Perdimos a un amigo” sentenció la titular de Abuelas de Plaza de Mayo: “Hizo suya la causa del fin de la impunidad para los represores del terrorismo de Estado”. La Asociación Madres de Plaza de Mayo, por su parte, “llora la muerte de Néstor Kirchner lo mismo que la de sus hijos, y con el mismo compromiso: no abandonaremos la lucha”, expresó Hebe de Bonafini, presidenta de la entidad. Nora Cortiñas, de Madres-Línea Fundadora, recordó al ex presidente como “un hombre lleno de vitalidad y fuerza para luchar y mantener sus ideales”.

No hay consuelo”, dijo Taty Almeida, de la misma organización, y recordó con lágrimas cuando, al asumir la presidencia en 2003, Kirchner “nos dijo que se sentía un hijo más”, para concluir: “Nos repondremos como lo hicimos con nuetros hijos”.El Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) expresó en un comunicado su “reconocimiento a la figura del ex presidente, quien durante su mandato le dio un lugar central a la agenda de derechos humanos en todos los poderes del Estado”. El documento destaca que a lo largo de su gestión, Kirchner promovió “profundas reformas”, entre las que se destacaron “especialmente, el impulso de los juicios a los responsables de crímenes de lesa humanidad cometidos durante el terrorismo de Estado; la renovación de los miembros de la Corte Suprema de Justicia de la Nación mediante un proceso transparente y participativo que permitió la conformación de un tribunal independiente y con fuerte legitimidad social”.

El CELS reivindicó también “la depuración de las Fuerzas Armadas y el apartamiento de quienes no estaban dispuestos a subordinarse al poder civil y acatar el mandato democrático; la decisión de no reprimir la protesta social; la implementación de un marco legal respetuoso de los derechos de los migrantes; la consolidación de una política exterior independiente y la preservación de la soberanía económica frente a los organismos financieros internacionales”.

Por su parte, y al igual que otros organismos similares, la Agrupación Hijos de Córdoba señaló que Kirchner “marcó un camino sin retorno en materia de derechos humanos, revisión del pasado, justicia, verdad y memoria”.

 

GOBIERNOS DE 187 PAISES PIDEN A ESTADOS UNIDOS LEVANTAR EL BLOQUEO ECONOMICO CONTRA CUBA.

ESCUCHAR INTERVENCION DE CANCILLER CUBANO ANTE ASAMBLEA DE LA ONU

Solicitud abrumadora de fin de bloqueo contra Cuba

(RADIO ONU).

La Asamblea General de la ONU reiteró hoy de manera abrumadora su rechazo al bloqueo económico y comercial que Estados Unidos mantiene contra Cuba desde hace casi medio siglo.

Por 19º año consecutivo, la comunidad internacional aprobó una resolución con ese propósito con 187 votos a favor, dos en contra -Estados Unidos e Israel -, y las abstenciones de las Islas Marshall, Micronesia y Palau.

Antes de la votación numerosos oradores llamaron la medida obsoleta y unilateral, y describieron su permanencia como muestra del desprecio de Estados Unidos por las resoluciones de ese órgano de la ONU.

El canciller cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, afirmó que la medida ha causado a Cuba pérdidas económicas equivalentes a 751 mil millones de dólares.

Añadió que desde la toma de posesión del gobierno de Barack Obama no ha habido cambios efectivos en las relaciones bilaterales entre Estados Unidos y Cuba.

“Es evidente que los Estados Unidos no tienen intención alguna de eliminar el bloqueo. Ni siquiera se vislumbra la voluntad de su gobierno para desmontar los aspectos más irracionales de lo que es ya el conjunto de sanciones y medidas económicas coercitivas más abarcador y prolongado que se haya aplicado nunca, contra país alguno”

El canciller cubano sostuvo que la medida es un acto hostil y unilateral que debe cesar unilateralmente.

INFORMATIVO PACIFICA LUNES 25 DE OCTUBRE DEL 2010

ESCUCHAR O BAJAR EDICION DE HOY

REVELA WIKILEAKS CASI 400 MIL DOCUMENTOS CLASIFICADOS DEL EJERCITO ESTADOUNIDENSE

La guerra en Irak lanzada en el 2003 por Estados unidos y naciones aliadas como Gran Bretaña y España causó mas asesinatos de civiles, ejecuciones sumarias, torturas y violaciones sexuales que las admitidas por las fuerzas invasoras.

Esta y otra información fue revelada en 400 mil documentos secretos del ejercito estadounidense publicados por wikileaks, a pesar de las amenazas del gobierno de Estados Unidos.

WIKILEAKS PUBLICA DOCUMENTOS SOBRE CRIMENES DE GUERRA EN IRAK


Nueva evidencia de crímenes de guerra cometidos en Irak  por las tropas de ocupación y las fuerzas aliadas iraquíes fue revelada por la organización Wikileaks en 400 mil documentos secretos del ejército estadounidense.

La información fue publicada en el sitio de Internet de wikileaks a pesar de las amenazas del gobierno de Estados Unidos.

Los “diarios de guerra de Irak”  contienen reportes de soldados estadounidenses entre el año 2004 y el 2009 que revelan torturas, asesinatos de prisioneros, ejecuciones sumarias y violaciones sexuales, entre otros abusos.

IRAK-BAñO DE SANGRE
En conferencia de prensa este sábado el fundador y editor de Wikileaks, Julian Assange, afirmo que los 400 mil documentos muestran el baño de sangre ocurrido en cada rincón de Irak.

Dijo que la primera víctima de la guerra es la verdad y haciendo públicos los documentos esperan corregir algunos ataques a la verdad antes de la guerra, durante la guerra y después que se anuncio su conclusión oficial.

EL DERECHO A SABER DE LAS FAMILIAS DE LAS VICTIMAS

John Sloboda, cofundador de Irak Body Count, organización que participó en el escrutinio de los documentos revelados por Wikileaks criticó que el gobierno norteamericano hubiera ocultado que los militares mantenían una lista diaria de las muertes en Irak.

Afirmo que las familias de las victimas y los ciudadanos de los países que con sus impuestos pagan las guerras tienen derecho a saber la verdad del conflicto.

Sloboda señalo que hasta ahora han encontrado en los documentos de guerra 15 mil muertes de iraquies  no reportadas por la prensa. Con esos datos concluyó que más de 150 mil personas han muerto en Irak desde la invasión  de las cuales cerca de 80 por ciento eran civiles.

JULIAN ASSANGE EL HOMBRE
MAS PELIGROSO DEL MUNDO

Daniel Elsberg, el analista estadounidense que revelara miles de documentos secretos sobre la guerra de Vietnam en 1971 recordó que en su momento  fue llamado el hombre mas peligro de Estados Unidos.

Ahora, señaló Elsberg, Julian Assange es considerado el hombre mas peligroso del mundo, perseguido por mi gobierno en tres continentes.  Julian Assange afirmo el sábado que El Pentágono pidio a Wikileaks destruir los documentos clasificados.

Por su parte el New York Times reportó que de los archivos revelados se desprende además que la acción de las companias de mercenarios agravó el caos bélico en Irak.
Los mercenarios solían disparar, sin realizar grandes diferencias, a civiles iraquíes desarmados, soldados estadunidenses e incluso a otros guardias privados, prácticamente sin consecuencias, según los archivos, dijo el Times.
El diario Sunday Times revelo este domingo que encontró revisando los documentos clasificados que soldados de Estados Unidos asesinaron a más de 680 civiles en los puestos de control instalados en el país invadido el 20 de marzo. Reportó que los militares estadunidenses destacados en los puestos de control disparaban cuando un automóvil que se acercaba ignoraba las órdenes de detenerse.
URGEN INVESTIGAR LAS DENUNCIAS DE TORTURA Y ABUSOS COMETIDOS EN IRAK
Por otra parte el relator especial de la Organización de Naciones Unidas sobre tortura, Manfred Nowak, y Amnistía Internacional pidieron a Estados Unidos investigar las denuncias sobre torturas y abusos cometidos contra la población iraqui.
Nowak reconoció que sólo podría tratarse de una investigación estadunidense porque Estados Unidos no reconoce a la Corte Penal Internacional.

Nick Glegg Vicepremier de gran Bretaña, quien ha cuestionado la legalidad de la guerra en Irak califico las acusaciones de extraordinnariamente graves y se pronuncio por una investigación en su país.

Phill Shiner, abogado defensor de derechos humanos dijo que Estados Unidos y Gran Bretaña son responsables por permitir acciones de tortura brutal cometido por las fuerzas iraquies  como el uso de ácido, la mutilación de dedos, o choques eléctricos contra detenidos.

En tanto el ex jefe de Estado Mayor, el  General Hugh Sheldon declaro a la televisora ABC que antes de la invasión a Irak el secretario de defensa Donald Rumsfel, su secretario Paul Wolfowitz y otros oficiales del Pentágono empujaron tanto por la guerra hasta el punto de insubordinación.
El alto militar señalo que no existía ninguna información real que vinculara a Saddam Hussein con Al Qaida, como argumento la administración Bush para invadir Irak.